Picor en las piernas al correr. ¿Cómo evitarlo?

Si estás aquí, seguramente te haya pasado hace poco, igual que a mí. Volver de una lesión, un tiempo de inactividad o incluso cambiar de temporada de bici a correr, son las situaciones más comunes en las que aparece ese temido picor en las piernas que puede hacer que tengas que volverte a casa andando, con las piernas llenas de manchas rojas y una de las sensaciones de impotencia más grandes que existen.

Os voy a hablar del tema desde mi experiencia (me ha pasado muchas veces), no soy médico y no soy un especialista, pero os voy a dar unas pautas que me han servido en las ocasiones que me ha ocurrido.

Antes de nada me gustaría deciros que sí, que es un mal que ocurre por la circulación de la sangre, pero que no hay que alarmarse, que a todos nos ha pasado. Ese picor se debe a que las piernas, después de un tiempo de inactividad, vuelven a demandar una cantidad de oxigeno mayor de la normal hasta el momento y provocan ese picor insoportable.

Os diréis “¿Cómo me pasa al correr y no cuando hago bici?”: Es simple, corriendo soportas más IMPACTO directo con el suelo, y esa vibración provoca que esos picores aumenten. En el caso de ir en bici, aunque las piernas demanden mucho oxígeno y mucho volumen sanguíneo para el ejercicio, no soportan esa vibración al pisar el asfalto por lo que el picor aun pudiendo aparecer lo hace en menor intensidad.

¿Qué hago si aparecen?

Pues existen varias alternativas:

*LA OPCIÓN CALZADO: La última que he descubierto recientemente es la de cambiar de un calzado amortiguado a un calzado minimalista. Ese aumento de propiocepción hace que entremos con la parte media-delantera del pie, lo que evita ese doble impacto “talón-media”(entrada)- “media-parte delantera” (despegue). Al tener solo un impacto con el suelo y llevar un movimiento más controlado y más eficiente conseguimos que la vibración sea menor y disminuya esa posible aparición del picor.

Road to Ronda 101.

Road to Ronda 101.

 

*LA OPCIÓN DE ROPA: Llevar una malla ¾ o una malla larga que haga compresión favorecerá el retorno venoso por lo que la circulación será mejor. Si no tienes, la opción medias compresivas y malla corta también es viable. Es la opción más recomendable junto con la de calzado.

* LA OPCIÓN MÉDICA: Es la más drástica y la que menos recomiendo, pero también la más efectiva. Desde mi punto de vista podríamos probar los demás puntos antes de pasar por aquí, aunque os comento esta opción por si veis que los picores persisten y no os funcionan los otros métodos. La Aspirina, es conocido por todos que la toman las personas mayores para ayudar a la circulación. Tomar una aspirina, 1 hora antes de hacer ejercicio provoca que la sangre se vuelva más líquida y los glóbulos rojos circulen con más fluidez, por lo que disminuirá el picor sustancialmente. OJO ¡ LA ASPIRINA ES EL MEDICAMENTO QUE MÁS PERSONAS MATA AL AÑO, CUIDADO CON SU USO.

*LA OPCIÓN DE HERBOLARIO: La alcachofa, es un gran aliado en estos casos. Si el picor persiste podemos acudir al herbolario y comprar pastillas de alcachofa. Aparte de favorecer la circulación sanguínea os ayudará con las digestiones pesadas. Dos por uno.

*LA OPCIÓN DEL TÉ: Tomar tés diuréticos puede favorecer la eliminación de líquidos con lo que ayuda a la mejor circulación del torrente sanguíneo. Muy recomendable.

*LA OPCIÓN TIPO-DURO: Esta es la clásica de toda la vida, seguir cuando parece que ya no puedes más. El dolor suele remitir a los 15 min o 20 de correr, y aunque parezca muchas veces imposible seguir, si se continua, desaparece. Si veis que es inviable correr lo que podéis hacer es una especie de Fartlek entre andar y correr. La cuestión es no parar.

No tengo fuerzas para rendirme

No tengo fuerzas para rendirme

Como veis tiene solución, no os preocupéis, que por muy alarmante que parezca suele remitir al segundo o tercer día. Aun así, espero que os sirvan mis pautas y que os ayuden en todo lo posible, si conocéis alguna más me encantaría que me la comentarais para ponerla a prueba.

Un saludo y espero que os ayude.